El nacimiento de una startup
en tiempos de covid

 

1 de Marzo de 2020

Hace dos semanas que Bruno llegó a Toronto tras conseguir su visado laboral y ya tenía varias entrevistas de trabajo. Tras casi cinco años de experiencia con las mejores productoras de televisión españolas, rebosaba confianza en sí mismo y su futuro.

Carlos apenas llevaba dos meses en Milán estudiando su Erasmus. Su primera vivencia fuera de casa. Todos los lugares, personas y vivencias eran nuevos y emocionantes.

Juan llevaba diez años en Madrid. Hacía tres que había lanzado su marca de bebidas, Fuego Valyrio, con la que tras triunfar en el mercado online había logrado cerrar su primera ronda de financiación. Acababan de triplicar el tamaño de su equipo, alquilado sus primeras oficinas y proyectaban convertirse en los próximos dos años en el shooter* de referencia en España (*bebida para chupitos de ocio nocturno).

 

14 de Marzo de 2020

Estado de Alarma.

Miramos el presente con incredulidad. Estamos de repente en casa de nuestros padres, en nuestra Sevilla natal, sin nada y sin poder creer que en solo dos semanas todos nuestros planes, sueños y objetivos vitales acaben de desaparecer. Ni la más fantasiosa de las películas de ciencia ficción podían esbozar un escenario así.

Empezamos a temer por el futuro que nos deparaba este crisis sin precedente alguno. Noticias, previsiones, amigos, familia… nada invita a tener un atisbo de optimismo. Y en contra de todo y de todos, lo hacemos.

Nos negamos a creer que el mundo se paraba, que se habían acabado las oportunidades hasta ese lejano escenario en el que recuperemos la antigua normalidad.

Primero son conversaciones a dos bandas, hablando del futuro y de cómo podemos encajar en él. Somos la generación más preparada de la historia. Tenemos un grandísimo conocimiento gracias a nuestros estudios e internet, hablamos idiomas, hemos recorrido el mundo y vivido en el extranjero, y tenemos una increíble capacidad de adaptación, forjada durante nuestra primera gran crisis, la crisis del 2008.

Eso nos lleva a mirar en nuestro pasado. Los tres tenemos el punto común de que nuestras familias tienen una larga tradición zapatera. El bisabuelo de Bruno fundó una de las zapaterías más antiguas de Jerez, la P.U. en 1898, y el abuelo de Juan y Carlos abrió su primera tienda de calzado en el año 1972, herencia que continuaron sus hijos.

¿Por qué no retomar ese legado, actualizarlo y llevarlo al mundo digital del que somos nativos? Así, en un mundo paralizado por la pandemia y el miedo, nos decidimos a lanzar Denver Footwear, nuestra marca de calzado para hombres.

Somos hijos del confinamiento.

¿Nuestras claves? Variedad, comodidad y durabilidad. Queremos acompañarte en todos los momentos de tu vida (trabajo, ocio, aventura…), proporcionándote el calzado perfecto para cada ocasión, con el confort y resistencia que necesitas para disfrutarlos.

Nuestro ambicioso objetivo: ser el Hawkers de los zapatos para hombre

Tras vivir en primera persona los problemas y dificultades que esta crisis ha causado y sigue causando, sentimos la necesidad de ser parte de la solución. Los jóvenes no podemos obviar nuestra responsabilidad, tenemos que involucrarnos en la recuperación de nuestra sociedad.

Por ello lanzamos la colección especial Colorado Logo, para ayudar donando el 10% de los beneficios de esta colección a la ONG Save the Children a todas esas familias que se encuentran en situaciones muy vulnerables y que no tienen medios para salir de ella.